Una multitud de universos

Fernando Atrio-Barandela

Resumen


Un rápido vistazo a los libros de texto de Cosmología de los últimos sesenta años muestra lo rápidamente que ha cambiado nuestra visión del Universo.

Si en la década de los cincuenta se trata en pie de igualdad el modelo de Big Bang y el del estado estacionario, en los años setenta el segundo modelo está claramente descartado.

El descubrimiento del fondo cósmico de microondas y la concordancia de la abundancia de los elementos más ligeros que el C con las predicciones de la nucleosíntesis primordial sirvieron para establecer el Big Bang como el modelo cosmológico estándar. Desde estas primeras observaciones, el modelo de Big Bang se ha ido perfilando a la par que el valor de sus parámetros principales, la constante de Hubble y la densidad total de energía, se iban haciendo más precisos.

Una vez validado el modelo de Big Bang, se buscó integrar todas las observaciones en el nuevo marco conceptual: ¿cómo y por qué se expande y enfría el Universo?, ¿cuál es la naturaleza de la materia que contiene?, ¿qué determinó la formación de galaxias? En el modelo de Big Bang, el Universo pasa de un periodo en que la radiación domina el balance energético a otro en que domina la materia.


Texto completo:  Suscriptores Exclusivamente